Blog de Industrias Quimicas Satecma
  
  
Get Adobe Flash player

putrefacción

SOLUCIONES QUIMICAS PARA EL CONTROL DE PLAGAS: ALTERACIONES DEL JAMÓN

satecma_alteraciones_jamonLa preocupación actual existente sobre ela­boración de jamones curados dulces, en ausen­cia de nitratos, debe preocupar ya que existe la posibilidad de adquirir intoxicaciones bo­tulínicas.

La salubridad de carnes curadas producidas co­mercialmente (bacon) es buena, aunque pueden aislarse en bacon,  Staphylococcus aureus y dostridios.

MICOSIS

Se acepta ahora que el crecimiento de mohos es indeseable y hay inquietud sobre la posible pro­ducción de micotoxinas. Un gran número de hon­gos han sido aislados de los jamones seco-cura­dos, pero Aspergillus, Cladosporium y Penicilium son dominantes. La utilización de adi­tivos en superficies de jamón permiten controlar los hongos

El crecimiento interno de hongos puede ser un problema de los jamones deshuesados, en la cavidad que permanece después de la eliminación del hueso.

PUTREFACCIÓN

La putrefacción del hueso es común en pale­tas y jamones. Las bacterias pueden entrar en los tejidos internos y medulas óseas de cerdos recién sacrificados por el proceso de invasión en la agonía.

Alteraciones internas de los jamones curados secos están normalmente asociadas a la exposi­ción a elevadas temperaturas antes de que una concentración alta suficiente de ClNa y agentes del curado se alcancen en la profundidad del mús­culo.

En bacon algunas especies de Vibrio son im­portantes en la alteración. El ahumado tiene un profundo efecto sobre la microflora del bacon. Aunque las alteraciones del bacon suponen el crecimiento en superficie, la putrefacción puede ocurrir en la región donde se quita la es­cápula.

Los defectos más frecuentes de las pancetas se denominan salpicado salino, vacíos internos, enranciamiento, acidez, enmohecimiento,  me­nos frecuentes son la putrefacción.

El conocimiento de la microflora de las altera­ciones del bacon en envases con atmósfera modi­ficada requiere mayor investigación.

ARTOPARASITOSIS

    En las industrias de producción de jamones y en las salazones que se practican con motivos de matanzas domiciliarias, los ácaros, polillas y saltones crean serios problemas. Esta acción de los artrópodos se denomina artroparasitosis.

TIPOS DE PARÁSITOS

 – SALTONES (Múscidos.)

   Piophila Casei (larvas  de saltón).

Piophila Casei es una mosca muy pequeña (3-4 mm.), de color oscuro brillante, pone sus huevos principalmente sobre los jamones en vías de ma­duración.

Los huevos, puestos en primavera en racimos aproximadamente de veinte, se abren, en treinta y seis horas a pequeños gusanos blancos (larvas).

Cuando las larvas han alcanzado la madurez (7-8 días aproximadamente), son largas de casi 9 mm. Se llaman saltones, por la propiedad increíble de producir saltos; estos saltos lo logran las lar­vas, reuniendo las dos extremidades de su cuerpo y soltándolos de golpe como un muelle. Saltan a 10 cm. de distancia por lo que pueden invadir ja­mones cercanos.

Alcanzando el máximo desarrollo de las larvas, éstas se dirigen al punto más deshidratado y se transforma en pupa de color castaño oro de 4-5 mm., de la cual en diez días sale la mosca adulta. El ciclo biológico se concluye en tres semanas.

ÁCAROS.

Tyrolichus Casei, Tyrogfyphus Siro (piojillos).

El ácaro más frecuente (piojillo) se denomina Tyrolichus Casei (Tyrogfyphus siro). Solamente mide 0,6 mm. De longitud y las poblaciones en los ambientes adecuados están constituidos por larvas, ninfas, adultos, huevos, detritos y escorias. Co­men  hongos (micófagos).

Se forma sobre la superficie de los productos un polvo mohoso, que los italianos llaman caspa. El contacto del polvo mohoso, que contiene estos ácaros, con la piel del personal de la sala de ma­duración puede provocar un fastidioso prurito.

Los sexos están separados y presenta un ciclo biológico de 2 a 3 semanas, según las condiciones ambientales del secadero.

T. Casei requiere temperatura y HR elevadas. Los secaderos con temperatura mayor de 250C y HR superior al 75% se infestan con mayor facili­dad con ácaros. Como precisan humedad ponen los huevos en las grietas.

COLEÓPTEROS

  Dermester Lardarius (polillas).

Dermester Lardarius (polilla) es un insecto cole­óptero; tiene una longitud de 7 a 9 mm. La longi­tud de la larva es de 10 a 12 mm. Hay una sola generación por año. La larva se arrastra en la su­perficie de los jamones, penetrando en ellos sola­mente en el periodo que precede a la formación de la pupa.

LUCHA CONTRA ÁCAROS E INSECTOS

Resulta procedente establecer como en tantos problemas de higiene animal, lo siguiente:

– Las características constructivas de las plan­tas, limpieza y mantenimiento constituyen medi­das preventivas de eficacia.

– No hay ningún método químico o físico que pueda eliminar los artrópodos sobre los jamo­nes atacados, de tal manera que éstos se pue­dan consumir posteriormente sin peligro para la salud.

– Los insecticidas y acaricidas han de apli­carse tras efectuar “vacíos sanitarios”, dejando los locales sin jamones y elementos de trabajo. Una vez desinfectados, han de tenerse en cuenta los tiempos de eliminación de los residuos de los desinfectantes, cuyos datos son proporcionados al industrial por los suministradores.

Eliminación de los ácaros:

En el jamón seco, se puede hacer por remojo-cepillado durante dos minutos en agua hirviendo,  manteniendo los jamones al vacío durante 3 días. La mayor parte de los insectos y ácaros se eli­minan cuando la concentración de oxígeno es in­ferior al 2%.

Desinsectación:

Se ha de tener un calendario con el momento, la frecuencia de aplicación del tratamiento antipa­rasitario, pues éste se ha de hacer en el momento del ciclo biológico en el que los parásitos sean más vulnerables y las dosis de insecticidas necesarias.

El tratamiento de los locales se ha de hacer en ausencia de jamones, con vacíos sanitarios. Tener la sala vacía y cerrada 4 o cinco días.

Se ha de saber el tiempo de eliminación de los residuos.

El tratamiento de desinsectación comprende las operaciones siguientes:

– Limpieza cuidadosa (cepillado, ducha).

– Desinfección previa con formol.

– Aplicación del insecticida, conforme a las normas de los fabricantes, que ha de informar so­bre los modos de aplicación (volúmenes o superfi­cie), dosis de insecticidas y duración del tratamiento. El tratamiento del material (soportes) puede hacerse con gases, como bromuro de metilo o con dióxido de azufre por empresas especializadas o por inmersión.

– Lavado de los cordajes principales y de pita con agua hirviente y jabón.

PRODUCTOS SATECMA RECOMENDADOS

 

 – PROQUIL-AMON NF® DESINFECTANTE DE CONTACTO DE ACCIÓN BACTERICIDA Y FUNGICIDA

 

TECMA INSECT – C.C.® INSECTICIDA ACARICIDA CONCENTRADO EMULSIONABLE

 

TECMA LAC-S/O® LACA INSECTICIDA DE GRAN PERSISTENCIA

 

INSECTIN D-03® INSECTICIDA EN BASE A PIRETRINA NATURALE REFORZADAS CON PIRETROIDES SINTÉTICOS PARA UNA MAYOR PERSISTENCIA

Suscribete

Introduce tu email: